Alberto Fernández cruzó duramente esta mañana al periodista de La Nación, Hugo Alconada Mon, luego que este a través de una nota acusara al presidente electo de “tráfico de influencias” en la causa de “facturas truchas” para “beneficiar” al empresario Lázaro Báez.

En el artículo publicado ayer, Alconada Mon sostuvo que Adrián Rios, abogado defensor del titular de la financiera Crediba, Néstor Piñeiro, intentaría dilatar “los procesamientos de los involucrados en el entramado de facturas truchas y presunto lavado de activos que desde Bahía Blanca benefició a Lázaro Báez por cientos de millones de pesos” por pedir “nuevas medidas de prueba” para demostrar la inocencia de su defendido.

El periodista se basa en que Ríos es ayudante de cátedra de Fernández en la Facultad de Derecho de la UBA, y con eso le basta para establecer que existe “un tráfico de influencias”, a pesar de que lo solicitado por el letrado responde a su rol como defensor de Piñeiro.

Alberto recogió el guante y citando el tuit en el que el periodista compartía la nota envió una contundente respuesta: “En la Argentina que vamos a construir entre todos y todas se van a acabar los ‘operadores judiciales, los operadores mediáticos y los jueces y fiscales que “operan” para poderes mediáticos, corporativos o políticos sin impartir justicia como deben. Sábelo, Hugo Alconada Mon”.

Y para que no queden lugar a dudas, dejó en claro “en mi vida académica he trabajado con abogados que ejercen su profesión. Hugo Alconada Mon sabe que en esa labor profesional yo soy absolutamente ajeno. Es miserable atribuirme mover influencias en esos casos. No voy a soportar en silencio la difamación hecha invocando hacer periodismo”.

 

Alberto Fernández on Twitter