La Confederación Sindical Internacional (CSI), un organismo internacional con sede en Bruselas y que nuclea a las centrales obreras de todo el mundo, envió hoy una misiva a todas las organizaciones que reúne.

"La CSI solicita su solidaridad organizando manifestaciones frente a las embajadas y misiones argentinas durante los días globales de acción: 12 de septiembre y 16 de octubre", piden en la carta Wabba y Burrow.

Y agregan: "Casi el 60% de los trabajadores con un empleo formal no ganan lo suficiente para mantener a sus familias con dignidad. El salario mínimo se congeló en 12.500 pesos ni siquiera cubriendo la línea de indigencia. La terapia de choque aplicada por su equipo económico, con el respaldo del Fondo Monetario Internacional (FMI), resultó en un aumento de la desigualdad en 20% y de la pobreza que ahora alcanza a 14,3 millones de argentinos".
 

La CSI aseguró que Macri llevó a la Argentina al colapso económico, violó lo derechos de los trabajadores además de impulsar (aunque sin éxito) una reforma laboral perjudicial para los intereses de los trabajadores.

En ese sentido enumeró:

* La pobreza aumentó pasando del 25,7% al 32% de la población entre 2017 y 2018.

* Cerca del 60% de los trabajadores con un empleo formal no ganan lo suficiente para mantener a sus familias por encima de la línea de pobreza, según cifras oficiales.

* La mitad de la población activa trabaja en la economía informal.

* El salario mínimo se congeló en 12.500 pesos (292 dólares) lo que ni siquiera cubre la línea de indigencia. El último ajuste fue muy inferior a la inflación, lo que supuso una pérdida considerable en el valor real del salario mínimo.

* La desigualdad aumentó un 20% en tres años, según cifras oficiales.

* En 2018, la participación salarial en el PBI se redujo por cuarto año consecutivo, y actualmente representa el 45,2%.

Y en cuanto a las violaciones de los derechos de los trabajadores la CSI destacó que desde que Macri llegó al poder se registraron situaciones preocupantes como "agresiones físicas y amenazas a los trabajadores/as con carácter antisindical, detención, procesamiento y encarcelamiento de sindicalistas, ataques contra locales sindicales, imposición de sanciones, reemplazo y despido de trabajadores en huelga y agresiones verbales por parte del Gobierno al movimiento sindical" plantea el mensaje que firman el presidente del CSI, el nigeriano Ayuba Wabba, y la secretaria general, la australiana Sharan Burrow.

 

Fuera Macri.pdf