La Prefectura Naval Argentina informó este lunes que su cuenta oficial en Twitter fue hackeada este mediodía y que pudo recuperar el control poco tiempo después, aunque la persona o grupo que se atribuyó el hecho publicó, además, una filtración con datos personales de policías y sobre escuchas telefónicas de distintas fuerzas.

 

Una persona identificada como #LaGorraLeaks2.0 (en una referencia directa a la cuenta "lagorraleaks", que en 2017 informó haber hackeado correos del Ministerio de Seguridad) se adjudicó el hackeo de la cuenta de Twitter de la Prefectura e informó también haber filtrado una serie de datos reservados de la Policía Federal y de la Policía de la Ciudad.

La Prefectura Naval Argentina informó este lunes que su cuenta oficial en Twitter fue hackeada este mediodía y que pudo recuperar el control poco tiempo después, aunque la persona o grupo que se atribuyó el hecho publicó, además, una filtración con datos personales de policías y sobre escuchas telefónicas de distintas fuerzas.

Una persona identificada como #LaGorraLeaks2.0 (en una referencia directa a la cuenta "lagorraleaks", que en 2017 informó haber hackeado correos del Ministerio de Seguridad) se adjudicó el hackeo de la cuenta de Twitter de la Prefectura e informó también haber filtrado una serie de datos reservados de la Policía Federal y de la Policía de la Ciudad.

 

Entre esa información, figuran 5GB de escuchas telefónicas y una base de datos con más de 200.000 PDF que contienen información personal de agentes policiales (como nombres, apellidos, DNI, direcciones, información bancaria y teléfono) de la Federal y de la Ciudad.

Esta información fue publicada en la deep web, una zona de internet a la que solo se puede acceder con el navegador TOR, informó #LaGorraLeaks2.0 en un grupo de Telegram.

En ese mismo foro, a las 10.56 anticipó que "en horas se va a realizar un ataque dirigido a una cuenta de Twitter", tras lo que se atribuyó la toma de control de la cuenta de la Prefectura.

Por su parte, la fuerza admitió haber perdido durante unos minutos el control de su perfil de Twitter.

"Informamos que esta cuenta fue hackeada este mediodía. Los comentarios fuera de lugar que se publicaron en ese período no reflejan la opinión de la institución y fueron eliminados una vez recuperado el control de la misma", publicó la fuerza de seguridad nacional tras solucionar el inconveniente.

 

Prefectura Naval Arg on Twitter

 

 

"Ya se iniciaron las investigaciones para determinar desde dónde se produjo el hackeo", agregó en otro tuit.

Pasado el mediodía, los usuarios de esa red social comenzaron a notar rarezas en la cuenta de la Prefectura por dos publicaciones fuera de lugar.

"Vieja pego mal", decía el primer tuit mientras que en un segundo se hacía alusión a un supuesto enfrentamiento con fuerzas británicas.

"Hace unas horas, 3 de nuestros buques fueron atacados por misiles británicos. La fuerza Aérea y la Armada han respondido con éxito a esta violación de nuestro territorio. El presidente Mauricio Macri ya está en camino hacia el lugar. 27 oficiales de Prefectura han fallecido", escribió el hacker de la cuenta.


Respecto a los datos robados a la Policía Federal y de la Ciudad, abrió las puertas divulgando presunta información secreta de ambas fuerzas con el fin de demostrar la veracidad de lo que había anunciado. La data sensible consistió, según el usuario, en "700 GB de información de la PFA Y POLICÍA DE LA CIUDAD", tal como publicó en su cuenta @lagorraleaks, y las descargó en la Web profunda (Deep Web).

 

 

 

En la cuenta, en la que asegura que no fue él quien hackeó sino que simplemente se dedicó a divulgar la información que ya circulaba en internet, difundió varias fichas personales de supuestos agentes de la Superintendencia de Drogas Peligrosas. Entre las fichas divulgadas figura inclusive la del propio jefe de la PF, Néstor Roncaglia.

 

 

Las intervenciones del usuario están dirigidas a cuestionar las medidas de seguridad cibernéticas y mostrar las grietas del sistema.